SALUD | NUTRICIÓN

Había recibido varias propuestas anteriormente pero nunca había querido ir a un ayuno ni nunca había oído hablar sobre las posibles reacciones al no comer, pero está vez tras reconocerme a mi misma con claridad que estaba huyendo de mi ansiedad con comida basura y tabaco sentí que con el ayuno podría observarme y enfrentarme a ello cara cara puesto que ya me superaba, así que allí fui, pensando claro que me volvería algo loca o me rendiría y buscaría de comer desesperada, nunca imagine que para mi sorpresa mi mente estaría bastante tranquila y mi cuerpo sería el revuelto,revuelto si, pero de dolor…

Muy sorprendida la verdad (reconozco que el fuerte y profundo dolor que sentí en mi cuerpo no permitía que mi mente tuviera mucha energía para boicotear la experiencia) hablé con Toni y Samantha y ellos me ayudaron a ver que aquello era positivo y pude confiar en ello porque ademas sentí como estaba arrancando de mi ser sustancias y emociones toxicas acumuladas durante años y abriendo puertas internas cerradas a calicanto prácticamente dinamitandolas y estaba sintiéndolo con toda su intensidad, tras rendirme a acompañar con amor y comprensión en su función a mi dolor pase del sufrimiento inicial a la observación y aceptación hasta que este termino su labor y se fue, lo cual ademas de producirme alivio también produjo en mi la alegría de haber tenido la fortaleza de enfrentarlo y amarlo.

Mi experiencia comenzó con la observación minuciosa y la curiosidad de un niño cuando llega a un lugar nuevo, continuó con el temor de pasarlo muy mal por hambre o por rendición a buscar algo de comer y más tarde a la rendición ante el dolor y terminó con la sensación del trabajo bien hecho y de haber soltado lastre y abierto puertas de luz reprimida que ya no podían permanecer cerradas por mas tiempo hoy todavía mi ansiedad me lleva a fumar y comer pero desde otro lugar, un lugar de observación de la emoción que lo acompaña, un lugar con mayor consciencia y amor a mi misma, se redujo el tabaco y la comida pero sobre todo pasó a ser comida mas saludable y me di cuenta que en realidad aquello fue lo que me llevo a aquel lugar pero el objetivo no era dejar aquello que hacía de alarma, sirena o de luz de llamada de socorro (que también) sino aquello que había detrás y que al fin ha sido, empezado a destapar y amar .

El duro y a la vez hermoso camino continua… pero ahora mas ligera y con zapatos y gafas nuevas…GRACIAS

Rosa Elena Maita Vigo 10/04/2018